EL FÚTBOL ES UN DEPORTE QUE LEVANTA PASIONES. LA ALEGRÍA QUE SIENTE UN AFICIONADO CUANDO SU EQUIPO MARCA UN GOL ES MUY DIFÍCIL DE DESCRIBIR CON PALABRAS. SON ELLOS, LOS AFICIONADOS, LOS QUE IMPULSAN A LOS CLUBES, LOS QUE APOYAN A SU EQUIPO BAJO CUALQUIER CIRCUNSTANCIA. LA HUMILDAD Y EL BUEN TRABAJO DE UN EQUIPO COMO EL CD LEGANÉS LE HAN LLEVADO A SUPERARSE CADA AÑO, ALCANZANDO METAS QUE HASTA HACE POCO TIEMPO PARECÍAN INVEROSÍMILES INCLUSO PARA LOS MÁS OPTIMISTAS. DICEN QUE "LA FE MUEVE MONTAÑAS", Y EN ESTE CASO HA CONDUCIDO A UN EQUIPO, A UNA AFICIÓN Y A TODO UN PUEBLO ENTERO A JUGAR Y COMPETIR CON UÑAS Y DIENTES EN LA ÉLITE DEL FÚTBOL ESPAÑOL.
 
 
TEXTO: Revista Rondo
FOTOGRAFÍA: Gabriel SANTAMARINA (ida) / Julián VÉLEZ (vuelta)
 

 
  
 
 
 
 
  HAZ CLICK PARA AMPLIAR
 










   
 
El jueves 18 de enero de 2018 quedará marcado para siempre en los corazones de los hinchas del CD Leganés. A eso de las once y pico de la noche, el extremeño Gil Manzano pitaba la conclusión del último choque de cuartos de final de la Copa del Rey 2017/18, confirmando así una hazaña histórica. El modesto club del sur de Madrid, en su segundo año en Primera División, había sido capaz de eliminar a todo un Real Madrid, remontando el resultado de la ida al ganar nada más y nada menos que en el Estadio Santiago Bernabéu (1-2). Miles de aficionados recibieron con honores al equipo en Leganés. A pesar de la euforia de la celebración, muchos de ellos ya tenían las mentes puestas en unas semifinales históricas para el club pepinero. El sorteo les emparejaría con el Sevilla FC, uno de los equipos más potentes de la última década en cuanto a eliminatorias se refiere. "Él sueña, nosotros soñamos", decía Asier Garitano y el titular de la portada del Leganews. El Estadio Municipal de Butarque, uno de los campos con más índice de asistencia de toda la Primera División, se preparaba para vivir una noche repleta de emociones.
 
 
 
     










    
 
La expectación, el entusiasmo, los nervios y sobre todo la motivación eran solo algunos de los ingredientes de un coctel de emociones sin precedentes en Leganés. Solo el hecho de disputar una cita copera de estas características significaba seguir engrosando las páginas más doradas de la historia de un club como el leganense, un club que lleva "soñando desde 1928". Y es que a pesar de todo, la idea de disfrutar de un momento así daba paso rápidamente al afán de superación de una afición con un espíritu de competición innato. Los rostros de concentración lo decían todo, aunque no era fácil encontrarlos entre tantas sonrisas. El primer partido de las semifinales comenzaba con un Sevilla dominador sobre el césped. El tempranero gol de Luis Muriel hubiera supuesto un jarro de agua fría para cualquiera. Pero si algo ha demostrado el CD Leganés es que es un conjunto que no se rinde fácilmente. Los blanquiazules supieron reponerse y, tras el descanso, la grada apretó más que nunca, tanto que el empate de Dimitris Siovas llegaría casi por inercia. La locura se apoderaba de Butarque. El empate a 1 del primer asalto alargaba aún más la fiesta.
 
     
     
     










    
 
Bufandas al viento al grito de "Leganés alé, Leganés alé" en el camino hacia Sevilla. El club había facilitado hasta seis autobuses gratuitos para que sus incondicionales acudieran en masa a apoyar a su equipo en el partido de vuelta. La emoción del viaje siempre es un plus. Unidad y pasión son valores que siempre van de la mano de este equipo y de su hinchada. El sueño de una noche épica bombeaba cada uno de los corazones leganenses. El escenario era tan ilusionante como complicado: el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. Los aledaños del estadio iban ambientándose con los cánticos de los seguidores madrileños, que mezclaban sus azules entre el rojo sevillista. La rivalidad deportiva no enturbia la hermandad y la admiración mutua. Ya se aproximaban las 21:00 horas cuando aparecía el grueso de la parroquia pepinera, totalmente eufórica y en dirección a la puerta número 10 del estadio. El partido depararía un destino desafortunado. Un gol del 'Tucu' Correa en la primera parte y otro del 'Mudo' Vázquez en la segunda ponían fin a la aventura copera del CD Leganés y los suyos, aplaudidos por toda la grada del Pizjuán tras acabarse el encuentro. La tristeza era otro síntoma más de la competitividad de este equipo, que puede sentirse más que orgulloso si echa la vista atrás, si ve que su historia avanza a paso de gigante. Como reza su himno: "Por esos campos de España, / defendiendo sus colores, / demostrando con su juego / que son dignos campeones".
 
    
    
   



 



   
Light Gallery format is incorrect, path is missing!
 
 
 
Joomla Extensions
 
 
Contáctanos
 
Plaza de Pilatos 5, 2º Izquierda (Sevilla, España)
Tel: (+ 34) 635 06 70 09